Respira. Qué sencillo, pensarás. No me supone ningún esfuerzo, lo hago de forma innata. Te lo decimos otra vez: Res-pi-ra. Te detienes. Cierras los ojos y coges aire. Clic. Algo en tu cabeza cambia. Un clic. Basta con ello. Sientes que te relajas. Tomas conciencia de tu respiración. Vuelves a abrir los ojos. Sonríes. Te sientes mejor. Lo ves todo más claro. Vuelves a hacerlo. Sí, lo sabemos. Respirar lo haces constantemente. _Respirar, no. Para eso estamos nosotros.

Roberto Regal
Project Manager
Mónica Vicente
Comunicación
Marc Granell
Creatividad
Lledó Domingo
Marketing